Este es el típico caso en el que, mejor que entrar en las definiciones de manual y a ponernos demasiado rígidos, es mejor hablar de qué te puede pasar si no utilizas las Relaciones Públicas en tu negocio.

Una aclaración previa: las Relaciones Públicas no son el de la puerta de la discoteca ni un arma de manipulación masiva. Tampoco es gente a la que le gusta “la gente”. Ya conté una vez la anécdota de mi profesora de universidad.

Las Relaciones Públicas son la herramienta que hará que tu negocio esté en red con su entorno. Quizá más que entorno, la palabra es “contexto”. El contexto puede ser físico pero también digital.

Me explico.

Vivimos en un paradigma comunicativo en el que necesitamos estar conectados. Cuanto más nodos estén conectados a nosotros y más vías de acceso existan a nuestro negocio, mejor para nosotros y para nuestros clientes, a los que les costará menos encontrarnos.

Pero cuidado, mucha gente piensa que solo con Internet ya estamos todos potencialmente conectados. Y eso es un falso mito porque aunque todos contamos con una pequeña red a nuestro alrededor, las relaciones hay que trabajarlas y profesionalizarlas. También por aquello de depender de nadie.

Vivimos en un mundo distribuido con una clara tendencia a la centralización, y nuestra empresa es un nodo más en esta red.

Si no hacemos bien nuestras Relaciones Públicas corremos el riesgo de quedarnos con una bonita página de Facebook pero aislados. Y eso, como te puedes imaginar, es malo para el negocio.

Por tanto, la pregunta clave si llevas un negocio es: ¿con qué comunidades debo relacionarme  para llegar a mi cliente ideal?

Si soy un comercio, debo pertenecer a esta asociación, o trabajar una acción con tal organización, o acercarme a esta charla en al que van a tratar este tema que afecta a mi negocio. ¿Qué organizaciones trabajan con públicios similares a los mios?

En definitiva ¿qué relaciones públicas tengo que hacer desde mi negocio para reactivar mis ventas, mi posicionamiento, etc.? ¿con quién me tengo que relacionar?

Así que ya sabes, ponte ya a pensar y a definir tus objetivos de comunicación para los próximos meses y ten el radar en marcha para desarrollar tus mejores relaciones públicas.

¿Improvisando en la comunicación de tu negocio?

Es lo que suele ocurrir cuando dispones de muchas herramientas de comunicación pero ninguna estrategia.

Pararse a pensar en nuestra empresa es difícil, pero no imposible.

Suscríbete YA a nuestra lista y averigua por fin qué es lo que falla en tu comunicación y accede a recursos, ejercicios y ejemplos con los que idear una hoja de ruta para la comunicación de tu empresa.

Aprende a pensar tu negocio de forma estratégica

¡Allá voy!