Si el mundo finalmente se va a la mierda (como parece previsible), yo ya sé a dónde huir.