Leer supone, a cada página, un reto intelectual, y eso no puede ser malo.

Por eso no debemos leer solo en vacaciones o cuando tengamos un rato, sino que hay que buscar el rato para leer durante todo el año. Debemos estar rodeados de libros, sentir tentaciones a cada momento, cada noche, a cada rato en el que no te sale eso que tiene que hacer, o que directamente necesitas un poco de inspiración.

Ese es uno de mis sueños, vivir rodeada de libros, mirarlos y saber que un día compartimos una historia.

Una vez leí que la lectura nos hace más empáticos porque tienes que comprender al personaje, entender los por qués de lo que hace. También un libro te permite viajar a otros y lugares, ¡y otras épocas!, el sueño de la máquina del tiempo tiene aquí un precedente.

En un mundo en el que nos quieren tontos, leer un libro supone el mayor acto de rebeldía. Dicho así, leer se vuelve algo muy seductor.