Solo escribo de aquellas película que me marcan muy positivamente y La Llegada ha sido una de ellas. La ví cuando se estrenó  pero no sé por qué este post había ido a parar al cajón de borradores. Si te gusta la comunicación y la ciencia ficción, tienes que ver esta peli.

Lo primero que pensé es que es una película arriesgada, sensible y posiblemente, minoritaria. El que vaya al cine a ver esta película sobre extraterrestres y espere ver Independence Day o la clásica peli de tiros y actitud ofensiva ante estos seres, que salga antes de entrar.

La Llegada precisamente se centra en el que sería el verdadero “tema” a gestionar si llegaran unos extranjeros a la Tierra:

cómo hablamos con ellos y conseguimos establecer una comunicación inteligente, pero no para matarles mejor sino para saber qué tienen que decirnos y cuál es su propósito. Todo ello visto desde el punto de vista humanístico, del lenguaje en sí.

La película estará mejor o peor resuelta pero creo que el enfoque del tema es valiente e inteligente porque repito, creo que sería el primer tema a gestionar.

Además, en la ambivalencia del lenguaje y la ciencia, el personaje que representa a la ciencia está claramente desdibujado frente al de la traductora porque, como ella dice, cuando visitamos una cultura o llegamos a una comunidad distinta a la nuestra, más que soltarle una línea de ceros y unos, lo primero que hay que hacer es decir hola y presentarnos. Eso es universal. Aun así, el científico se sorprende porque ella aborda el lenguaje desde el punto de vista matemático, y ella le dice que se lo tomará como un cumplido.

Eso sí, lo que sí me pareció Ciencia Ficción de la buena es que al Ejército se le ocurra llamar a una Traductora para entender a los extraterrestres en lugar de directamente ir a la ofensiva. Ojalá funcionáramos así en este mundo.

Amy Adams creo que interpreta bien su papel, sobria en sus gestos y expresiva cuando consigue algún avance en su comunicación con los extraterrestres.

Por cierto, en la peli se habla de los Juegos de Suma Cero como solución central del conflicto y para resolver el verdadero problema de los humanos, ir cada uno a la suya sin buscar la solución en la que todos ganan, algo también muy de Ciencia Ficción.

Lo dicho, creo que hacía falta una peli así, que abriera este debate y abordara por fin la llegada de los extraterrestres desde un punto de vista de la comunicación.

Como decía mi profesora de Lingüística, nuestro lenguaje configura nuestra visión del mundo, algo que también se dice en la película y que demuestra que la incapacidad para entender el lenguaje de los alienígenas los convierte en seres siempre ofensivos, que vienen a matarnos  y nunca a ofrecernos ayuda para salvarnos a nosotros mismos.

“Villeneuve nos introduce en la teoría del relativismo lingüístico, según la que aprender nuevos idiomas puede alterar por completo nuestra forma de interpretar y conceptualizar el mundo” El Confidencial.

Crítica dedicada a Juan.