Me doy cuenta de que precisamente su literatura es ideal para aprender a hacer preguntas, jugar con las respuestas de los entrevistados e ir haciendo un embudo para finalmente extraer la información que necesitas. Empezar por pregunta cuyas respuestas ya conoces, hacer preguntas sobre detalles personales, pedir que escriba un dato significativo, cambiar las preguntas según la personalidad de quien tengas delante, repetir una pregunta.

Tras dos novelas de Agatha Christie tengo que decir que he aprendido mucho más sobre técnicas de investigación y entrevistas que lo que muchas asignaturas de la carrera pretendían enseñarme. Debería formar parte del itinerario de estas asignaturas leer a esta mujer.

Ya hice un curso en el pasado sobre cómo aprender a preguntas a un cliente. Y esto es precisamente lo que necesitaba.

Fundamental para hacer un buen briefing, abrir una buena conversación y desarrollar un concepto creativo potente. O en el caso de Agatha, pillar al asesino.

Habrá que ser un poco más Hércules Poirot.