Mañana iniciamos en Yecla una nueva edición del taller “Convierte tu pasión en tu negocio“, una actividad surgida del proyecto Ruta Emprendedora Artesana, un proyecto auto-impulsado con Sonia y Ester fruto de muchos cafés y conversaciones.

El otro día volví a acordarme de la importancia de la interpretación. Escuché una vieja canción interpretada de forma distinta por alquien y me impactó. La llevo días en la cabeza, pero no la original sino esta versión. Y es que hay mucho de innovación en una nueva versión de algo. La capacidad que tenemos que volcar nuestro mundo y nuestro sello personal en aquello que hacemos.

Y entonces pensé que eso mismo hacemos con nuestros negocios y eso mismo enseñamos a nuestros alumnos en los talleres. Todos somos capaces de hacer algo con un sello personal, todos somos capaces de hacer que nuestros productos/servicios sean portadores de mundos.

E indagando un poco más y con la visión que solo dan los años y las conversaciones a largo plazo, llegaba a ciertas conclusiones:

Lo que el taller es a la Ruta

El taller CtPtN es la herramienta que utilizamos para presentar el proyecto Ruta Emprendedora Artesana en sociedad. Estos talleres esconden una intención de crear un lenguaje común, aplicar una capa de innovación y creatividad en las actividades cotidianas y poder dar un pasito más en ellas para repensarlas como un potencial negocio.

Gracias a ellos nos hemos relacionado con los mecenas y patrocinadores que lo han financiado y también con los más de 100 “emprendedores artesanos” en potencia que hemos empoderado. Estas son personas que tienen la inquietud de hacer una empresa a su medida.

Lo que la Ruta es para nosotras

Para nosotras la Ruta Emprendedora Artesana es una herramienta para relacionarnos con el mundo. Porque cuando impartimos un taller lo que en realidad estamos haciendo es ahondar en esa capacidad de interpretar nuestros negocios en el contexto en el que vivimos. No queremos montar una panadería más, queremos montar un negocio que realmente responda a nuestra pasión y que nos permita tener una comunidad en torno a él que esté dispuesta a pagar por sus productos/servicios y además que sea feliz haciéndolo.

Pero, ¿que más formas se nos ocurren para relacionarnos con el mundo a través de la Ruta?

Futuros inmediatos de la Ruta

Últimamente andamos enfrascadas en diseñar esos nuevos productos de la ruta.

Hasta el momento la Ruta nos ha servido para relacionarnos con diferentes sistemas como “amas de casa” que desarrollan una pasión en su ámbito doméstico, también lo hemos utilizado para relacionarnos con entidades como Diputación, ayuntamientos, sedes universitarias y pequeñas empresas… Ahora queremos ir más allá, queremos potenciar esta comunidad artesana de alcance generando contenidos de valor y abrir una conversación/investigación ya no sólo sobre el emprender artesano sino sobre los modos de hacer empresa femeninos. ¿Como hacen economía las mujeres? Y no queremos limitarnos al territorio porque esto sigue siendo una Ruta 🙂

Estamos buscando interlocutores y mecenas así que si estás interesado/a ponte en contacto con nosotras.