Oda máxima al chocolate. Nuestros antepasados Mayas, si los hubiera, estarían orgullosos.