Mi madre es la persona perfecta para hacer tartas que empiezan bien pero acaban dando miedo. 

Todo iba bien hasta que decidió escribir mi nombre con chocolate rojo-amenaza a modo de asesino en serie. 
Y claro, todo ello rematado con ojos por toda la parte superior.

Todo antes que una tarta aburrida.