Días despues de la última keynote de Apple, con fecha 7 de septiembre 2016, ya se ha consolidado, ya nos hemos hecho eco, y ya se ha empezado a debatir sobre lo que ha sido y lo que se puede extraer de ella.

A modo rápido de titular: no hay ningún producto nuevo. Siendo mas explicativo: no hay nada que vaya a marcar tendencia, “solo” hay la renovación de la gama actual.

Eso ha hecho que más que nunca, me de cuenta de algo que es invisible, pero siempre está ahí: el modo de vender.

¿Qué nos dijo Apple en cuanto a aspectos técnicos de los nuevos terminales presentados? Pues que mi teléfono es más bonito que ninguno, que no tenemos que modificar este componente porque ya dijimos que era el mejor, que el procesador ya no es el A9, es el A10, lo que nos hace ser un mucho por ciento más rápido que antes. Si antes en la evolución de la última presentación, por ejemplo, conseguimos procesadores un un 20% más rápidos, ahora vamos a decir que es un 30% más rápido (solo) en tareas multimedia, o un 30% más rápido (solo) en tareas gráficas. Así siempre es un mucho tanto por ciento mejor que el predecesor. El acierto en el clavo es decir aquello que queremos resaltar…

Por supuesto, desde el punto de vista económico, se teme el estancamiento de las ventas, que no se crezca, que pese a ser la empresa más poderosa en la Bolsa, deje de innovar e inventar. Con lo cual, entones esta keynote es un fiasco, un fracaso porque no hay aquello que va a hacer nuestras vidas más interesantes y que nos va a hacer olvidar desgracias. Ya no voy a tener este aparato nuevo que nos han hecho creer que lo necesitamos aunque no lo sabía, y que malcedimos nuestra existencia hasta hoy porque no lo teníamos. Aparato nuevo que no han sacado, porque el ciclo hasta ahora es cada 4 ó 5 años. El iPhone hace nueve años, el iPad hace cinco años (ya?) y el Reloj hace uno, el año pasado.

Pero está claro, lo bueno está en la dependencia que se ha creado. Evidentemente una barra de pan hace falta todos los días, pero aquí se ha conseguido poner de moda el cambio del teléfono. ¿Es necesario cambiar un teléfono cada año? No ¿Es necesario presentarlo? Sí. Si estás en la industria del teléfono y lo tuyo es fabricarlo o venderlo y todo el mundo tiene uno en su bolsillo, habrá que tirarse como locos a hacer publicidad, eventos, conmemoraciones y cualquier tipo de historia para hacer famoso tu teléfono, que se de a conocer, tenga buena imagen y que la gente lo tenga como un objeto de deseo. Antes también era habitual cambiar de compañía de teléfonos, ahora no porque el cambio no implica regalo de terminales.

Entonces, aquí sí que se consigue el objetivo. Poder hacer una celebración por todo lo alto, en el teatro más caro, de la ciudad más tecnológica, gracias a la curiosidad y el hermetismo que se genera.

El problema, que ahora no es motivo de desglose y análisis, no es si tengo el mejor producto; el asunto es si tengo la mejor manera de venderlo. Eso está claro. El mejor artículo no es el que vale más ni el que vale menos, ni el que más cosas hace o más rápida los hace. Es un compendio de todo, es una media, pero al final es alguien que te lo vende, es alguien que te ha metido una publicidad mientras lees el periódico, o ves un anuncio de tv, o un comentario o es un gesto que ha visto en la tienda a la que no has entrado pero en la que había mucha gente.

Y el resumen de la keynote sería ese, que se sigue haciendo, se sigue cocinando lo mismo, no hay nada más. En un extremo, se dice que no hay nada nuevo, no se ha vuelto a inventar nada. Y en el otro, que siguen estando ahí, siguen con su apuesta de belleza, armonía, sincronismo, sobre la imagen, desde la web hasta la gente que te recibe en las tiendas, hasta el modo de la simpleza de anunciar una nueva cita para la próxima keynote.

A mí esta keynote no me ha impresionado, tampoco esperaba que lo hiciese. Sin embargo, sí que he sido consciente de ella, como de las anteriores, sin hacer esfuerzo ni quererle poner interés, porque me salía solo ese interés (más o menos igual pero de signo contrario al interés del gobierno desde Navidad). Del resto de teléfonos de la competencia, pues nunca me ha llamado la atención ni he estado partícipe. Sí que he sido consciente de los fallos de las baterías que han tenido, con lo cual, no creo que sea un desbarajuste el anuncio del nuevo iPhone 7. Para mí siguen en la línea y saben mandar.

Fuente imagen: soydemac.com