Al hilo del post anterior y de la idea de hacer de la lectura de un libro una experiencia transmedia, he enlazado con una idea que pensé hace unos meses. Regale un libro llamado “Vamos a contar mentiras” a un familiar porque en una rápida lectura previa me pareció interesante. Contaba sobretodo como las industrias de todo tipo nos engañan para que consumamos masivamente sus productos. 
Uno de ellos, y tiro de memoria, era de la gran mentira que ha construido la industria de la cosmética en torno al rejuvenecimiento y otros rollos. El autor venía a decir que muchas veces sería más eficaz comerse una fruta determinada en una época determinada y a una hora concreta que ponerse una carísima crema. Yo pensé que entonces lo más lógico sería que, con algunas cremas regalasen una cesta de fruta para entender de una vez por todas que, sólo con las cremas no hacemos nada si luego no le damos al cuero la alimentación que necesita.
Lo que al principio me pareció algo gracioso, de repente al contarlo a otros me parecía que tenía mucho sentido. 
Estaríamos aquí hablando también de una experiencia y no sólo de untarnos una crema. Pero es que a lo mejor aprenderíamos a comprar fruta porque la conectamos directamente a nuestra salud. Pero es que entonces a lo mejor nos apetecería tener un huerto en casa o en el balcón para poder cuidar nuestra piel en primera persona y no pagando 60 euros a una marca de cremas que precisamente no quiere que rejuvenezcamos porque entonces ¿a quién venderá sus cremas?
Ahora al haber hecho el curso de iniciación a la astronomía leyendo Anatema creo que ambas reflexiones van en la misma dirección, en la de convertir la lectura de un libro en el principio de una experiencia


Habría que pulirlo pero pensemos en los maravillosos mundos en los que podríamos introducirnos tanto nosotros como a los niños/as que se inician en sus lecturas de verano. Nos les estaríamos dando a elegir un final como en los cuentos de nuestra infancia, los/nos estaríamos convirtiendo en nuevos protagonistas.



Fuente imagen: pinterest