Lo importante es repartir los tiempos entre lo picante y lo que no lo es. Además de mantener espacios en el plato.