Con este post pretendo ilustrar mi experiencia directa con este juego de nueva generación. Mi experiencia no sólo como mera usuaria sino como alguien que ve en esta aplicación un más allá del puro juego, digamos que he estado jugando con ella no solamente para capturar Pokemons, sino para ver qué efecto directo puede tener en la manera de vivir una ciudad, que es lo que realmente me interesa y me puedo llevar a mi terreno profesional.

Bueno pues hoy hace ya una semana que me descargué el juego de Pokemon Go. Todo empezó porque escuché hablar de él en el programa de la Rosa de los Vientos y la verdad es que ya cuando escuché el podcast me gustó la lógica del juego, es decir, el hecho de que te tuvieras que echar a la calle para poder jugar. También el tener que ponerle una capa de realidad virtual a la ciudad, ciudad que recorremos todos los días, en la que tenemos ya unas ruta predefinidas y que ahora, gracias al juego, de alguna manera está provocando que se cambien las rutas por las que vamos porque hay una Pokeparada y necesitamos Pokebolas. Para mi, salir a hacer recados es ahora más divertido que nunca.IMG_3391

 

La verdad es que hacía tiempo que no había sido usuaria de un juego, sobretodo de juegos de móvil. De pequeña sí que entre los 7 y los 9 años recuerdo haber tenido una época muy jugona, porque tuve la clásica Nintendo, porque alguien de mi familia teniá una consola de pastillas, la Sega y la Play Station. Y bueno, digamos que depués de aquello no había vuelto a tener contacto con los juegos. Vale sí, recuerdo haberme descargado el Pou y el Angry Birds pero sobretodo para mi sobrina pequeña.

Al escuchar la lógica de juego de Pokemon Go me ha encantado porque lejos de ser un juego alienante al que juegas por la noche cuando te tumbas en el sofá y quieres desconectar del día, o lejos de ser un juego con el que te encierras en la habitación para jugar, el juego provoca todo lo contrario. No se puede jugar sentado, no se puede jugar estando sólo en un sitio, hay que ir moviéndose y es un juego que consiste en que tienes que hacer cosas en el mundo real, tienes que salir a la calle, tienes que visitar lugares distintos, tienes que interactuar con otros jugadores porque necesitas entrenar a tus pokemosn para evolucionarlos; y en definitiva, es un juego basado en hacer cosas, lo cual, creo que ahí reside la brillantez, pero sobretodo tienes que hacer cosas en la vida real y moverte en la vida real para poder ir subiendo en el juego.

A nivel sociológico, creo que el juego plantea temas muy interesantes. Por ejemplo, el Parque del Retiro está recibiendo más gente de la que nunca había recibido. ¿Por qué? Porque allí hay un montón de gimnasios, de pokemons. De hecho, el próximo 28 de julio hay previsto una Pokequedada, la más multitudinaria de toda España. Pero no hace falta irse a una gran ciudad para ver su efecto. En un pueblo como Yecla se empiezan a ver en los alrededores de las Iglesias no sólo a los abuelos con los bastones, sino a gente jóven con sus smartphones. Es una estampa muy chula, todos allí a la sombra.

IMG_3408

Luego también es que da risa la propia jerga del juego, las Pokebolas, las Pokeparadas, los gimnasios, ubicados muchas veces en Iglesias a las que mucha gente, no tenía motivos para ir. Y ahora ahí están, sacando sus mejores Pokemons y lanzándonos miradas y risitas porque formamos parte del universo Pokemon desde nuestro humilde pueblito.

Y esto es muy potente. Ya se empieza a hablar de aplicaciones al turismo, sponsorización de Pokeparadas, etc. Porque este juevo plantea un “más allá” muy real.

No sólo estamos jugando, estamos interactuando con la ciudad por capas. Y eso mola.