– Hoy ha dado usted una clase muy interesante. Ha sido fascinante, aunque equivocado. Se arriesga mucho animándoles a que se hagan artistas. John, cuando se den cuenta de que no son Rembrandt, Shakespeare ni Mozart le odiarán por ello.
– No quiero artistas, George, quiero libre pensadores.