Cuando uno envejece, y todas las preocupaciones cotidianas han sido atendidas, y uno se vuelve hacia la vida interior…, bueno, si no sabe dónde está o qué es, lo lamentará.

Cita extraída de “El poder del mito” de Joseph Campbell