La semana pasada terminé de ver, bueno, en realidad empecé y terminé de ver la semana pasada, la primera temporada de Versailles, una serie que cuenta en estos primeros 10 capítulos cómo el Rey de Francia Luis XIV decidió mudarse de París a Versalles para construir allí una fortaleza lejos del alboroto de la capital y fuera de lo que él consideraba malas influencias, personas que podían traicionarle, etc.

Primero de todo si vas a verla, preparate para ver lo que es el lujo. Vajillas, espejos, fiestas, ropajes… vivir así tiene que ser agotador pero yo lo probaría al menos por un día.
 

luis_xvi

Fuente: Instagram Chateau Versailles

La serie, por tanto, narra cómo el Luis XIV convirtió el pabellón de caza de su padre en lo que ahora conocemos como el Palacio de Versailles, una residencia para los nobles y su corte, una de las mayores odas al lujo de la construcción arquitectónica europea. Claro, como decía Luis XIV, había que hacerlo muy bien porque el mundo les estaba mirando.
 

La otra historia de Versalles

Sin embargo, conforme pasan los capítulos de esta historia principal va surgiendo una segunda historia que va cogiendo fuerza. En su afán por gobernar Francia desde Versalles, el Rey se va topando con numerosos problemas. La insurrección de los nobles, el asalto a los caminos, la guerra… Pero quizá el problema más importante es la traición de determinadas personas de la corte.

¿Cómo puede ser que en una fortaleza en mitad del bosque y lejos de la traicionera capital el Rey se sienta más inseguro que nunca?
 

espejos

Fuente: Instagram Chateau Versailles

Comienza entonces la segunda trama de la serie, aquella en la que los planes del Rey se van frustrando. De hecho, en la serie se dice que Luis XIV diseñaba la ampliación del palacio cuando estaba cabreado. Pues no le salió mal. El Rey tiene traidores en su más extricto círculo de confianza, rollo cluedo.

No puede confiar 100% en su hermano, no puede confiar 100% en su círculo de asesores y diplomáticos porque tampoco terminan de protegerle del todo y de ayudarle a conseguir sus objetivos. Ante esta situación, el Rey se va viendo acorralado. Carece de verdaderas personas de confianza dentro de su fortaleza e incluso de sus supuestos amigos.
 

Unas relaciones de confianza que escaparían de cualquier libro de historia

Que no se puede gobernar sin personas de confianza quizás es algo que ya sabíamos pero este es el dilema que plantea la serie. Ante esta situación el Rey, de forma casi casual y fruto de la intuición , comienza a establecer sus relaciones de confianza con personas que nada tienen que ver con su rango ni con sus habituales círculos.
 

lago

Fuente: Instagram Chateau Versailles

Me parece interesante como serie que muestra lo importante que son estas relaciones informales que serían difíciles de identificar porque precisamente son ocultas por el propio rey y no son dignas de ser visibilizadas. Que el rey pida asesoramiento militar a su jardinero ex-soldado no quedaría bien ante Francia o que ponga su vida en las manos de un galeno que en realidad es una jovencísima aspirante a médico que podría ser quemada en la hoguera por bruja si alguien entrara a su laboratorio.

Creo que Versailles es una telenovela de alta cuna de lo más entretenida.

Os dejo con los chulísimos títulos de crédito:

VERSAILLES opening credits from Christian Langlois on Vimeo.