Esta mañana iba a publicar un contenido en twitter y no he podido porque esta red social estaba caída. Yo ese mensaje ya lo había publicado en un blog. Sin embargo, me he quedado pensando y he decidido escribir un post sobre esto porque creo que la caída de twitter de hoy es una magnífica oportunidad para sacar una valiosa enseñanza:

No podemos construir nuestras relaciones públicas ni nuestras conversaciones en las redes sociales, al menos no solamente en ellas.

 

¿Por qué?

Pues porque al final se nos olvida una y otra vez pero esas empresas son empresas privadas con las cuales, no tenemos ninguna relación ni ninguna vinculación entonces, igual que se caen pueden ser absorbidas por otras, pueden desaparecer, pueden convertirse en otra cosa… En definitiva, no tenemos ningún poder sobre ellas pero ellas sí tienen el poder sobre todas nuestras conversaciones.

Lo que quiero transmitir es que debemos construir nuestras relaciones públicas y nuestras conversaciones en nuestros propios blogs para poder ganar una verdadera autonomía digital. Vale que luego utilicemos las redes sociales como altavoces, como parte de una estrategia de marketing o de comunicación. Pero el campamento base debe estar en nuestro dominio, en nuestro terreno, en nuestra propia url.

Por tanto, yo creo que es un buen día para recordar eso y para no olvidar que no podemos construirnos ni personal ni profesionalmente en estructuras que son externas a nosotros, son privadas y que el día de mañana pueden perfectamente desaparecer.

twitter
 

Unas relaciones públicas más directas

Me encuentro con muchos clientes que enfocan toda su estrategia de comunicación, de relación con clientes, la enfocan en gran medida, en las redes sociales pensando que son algún tipo de instrumento mágico que te lleva a conseguir más y más seguidores. Lo mejor es cuando les preguntas para qué quiere tantos seguidores si realemente muy pocos convierten a compras ni a personas que tienen afinidad con ellos ni nada. Por eso en los proyectos que estamos desarrollando y que iremos dando cuenta de ellos tratamos un poco de volver a trabajar las relaciones públicas de manera más directa, aprovechando el capital social, la proximidad, las redes de colaboración, los vínculos que ya existen.

Que no se nos olvide en un día como hoy, que la autonomía en nuestras relaciones es vital.