Sé que algunas de las conclusiones que voy a decir hoy llegan, no sé si tarde, pero sí mucho tiempo después de que me las planteara. Pero bueno, lo importante es que llegan y lo importante también es que estoy llegando a enseñanzas que conocía de oídas pero que, cuando las experimentas tus propias carnes, es cuando te das cuenta de que realmente son verdad.

Hace más de dos años me cuestionaba lo siguiente:

Hay una cosa que me doy cuenta todavía y es que no consigo escribir como hablo y eso me limita un poco a la hora de expresarme y quizá el resultado (mis post) no son del todo lo lúcidos que yo querría. Cualquiera que me conoce sabe que soy directa, que voy al grano, pero al mismo tiempo me gusta relacionarlo todo y ser un poco caótica pensando. Y sobretodo, cualquier que me conozca bien sabe que digo tacos mientras hablo, es muy de la zona, y qué leches, muy mio. Estas limitaciones hacen que a veces me dé pereza escribir o postponer eternamente los post hasta que quedan sepultados por otros. Molaría compartir técnicas para bajar del mundo de los pensamientos al mundo del editor de textos..

En los comentarios Pablo lo resumía muy bien “cómo convertir mente en blog”.
 

No hay fórmulas comunicativas para todos

Y es que “Cada maestrillo tiene su librillo”, una idea que es cristalina, es real, es verdadera. No hay fórmulas mágicas que funcionen para todos. Aprender a escribir es parte de un proceso personal que requiere de técnicas en función de como tú eres, tú personalmente. Lo cual, parece un hallazgo tonto pero ahonda en esa idea de la necesidad de adaptar la comunicación a tu forma de ser, de convertir lo invisible en visible.
 
a_medida
 

Cuando se trata de escribir sobre una misma

Me estoy dando cuenta de que cuando me siento a escribir noto como un tapón en la boca que no me permite expresarme tal y como soy, lo cual es una cosa de lo mas frustrante y sobretodo para una persona como yo, que siempre he tenido facilidad para escribir. Pero claro, he tenido facilidad para escribir sobre otros o sobre algo que no tenía que ver directamente conmigo.

En un blog como éste, que al final es una cosa que he creado yo y que básicamente me representa, es cierto que tengo pánico escénico a escribir tal y como yo soy. Pero me estoy dando cuenta de que he encontrado un pequeño remedio, que no sé lo que me va a durar, pero quiero contar por si a alguien más le ayuda.
 

Grabarse y luego transcribir

Me estoy dando cuenta de que ese es mi pequeño secreto. Necesito grabarme argumentando y diciendo un poco lo que quiero contar en el post para luego poder transcribirlo y escribirlo tal y como lo hablo. Para ser gráfica diré que lo que siento cuando me pongo a escribir es que mi cabeza va muy rápido precisamente por la mente relacional que he heredado de las Relaciones Públicas. Si me quedo callada, se empiezan a generar una serie de relaciones y de conexiones en mi cabeza que soy incapaz de transcribir.

Es decir, mi cabeza y mi boca van mas rápido que mis manos. Entonces, grabarme la voz es como grabar la frescura de esas relaciones y expresiones que cuentan justo lo que quiero decir. Sin embargo, ponerse a escribir directamente es, para mi, tratar de someterlo a un montón de normas a las que, todavía es demasiado pronto y que acaban matando las ideas. Por tanto, tengo que decirlo primero por la boca para luego decirlo con los dedos.
 
grabadora
 

Un pequeño gran logro que abre nuevas etapas

Así que, guau!! estoy muy contenta. Es un pequeño logro pero que para mi es super importante porque siempre dije que hasta que no fuera capaz de escribir como hablo, no sería capaz de escribir. Y de hecho me está pasando, de ahí los cinco o seis meses que pueden pasar perfectamente sin que escriba.

Bravo por mí y espero que sea de ayuda para otros o que podamos compartir otros truquillos o librillos de otros maestrillos.