Ayer Mariano Rajoy recibió un izquierdazo que puede cambiar toda la campaña. Y no hablamos de un izquierdazo dialéctico o de las últimas declaraciones de Pablo Iglesias, sino de un gancho de izquierda que no se esperaba.

rajoy

Fuente: El País

Lejos de hacer bromas y de aprobar tal comportamiento, pensándolo bien podemos estar ante una acción que cambie la opinión de muchos ciudadanos. Bien sea por pena, por simpleces del tipo “toda la gente de izquierdas son unos hooligans” que ya se están encargando algunos/as de transmitir o bien porque hoy ya solo se habla de Rajoy a muy pocos días de las elecciones generales.

Pensándolo bien, si esto fuera la serie de House of Cards (gran serie sobre cómo es, de verdad, la alta política) sería la mejor estrategia y maniobra política que el PP habría sido capaz de diseñar. Si fuera o es una campaña del PP, sinceramente, es de lo más acertada.

Para los fans de House of Cards recordemos aquel capítulo del ladrillo y la ventana rota.

Lo dicho, a veces la mejor estrategia de comunicación es un buen gancho de izquierdas.