Por la UMH es fácil parecer un pato mareado. El hecho de que está en obras (años me dicen..) y de que hay palmeras por todos lados hacen que te sientas desorientada. Vas caminando y se acaba el camino, saltas un andamio, de repente vas por un descampado que se llama la Senda del Poeta (si vamos..). Y eso a las 14 de la tarde no mola. La señalética no es clara y al no estar bien definidos los caminos para llegar a los edificios parece que vas campo a través todo el tiempo. Eso sí, entre edificios que parecen centrales nucleares del futuro.

Aquello parece un gran desierto. Primero porque no hay nadie ahora (pero nadie) y segundo porque aquello parece haber sido arrasado y haberse quedado a medio bullir en la burbuja..

Después de varias veces ya me voy haciendo pero reconozco que el primer día no paraba de preguntarme: esta es la misma palmera de antes?

palmeras