¿Cómo? Progresiva y articuladamente
¿Para qué? Para agregar valor

Interesante artículo de Carlos Oviedo Valenzuela en la revista TELOS titulado “Ante las redes sociales. El camino sin retorno de la comunicación corporativa”

En ese contexto, cabe apreciar la variedad de intereses y complejidad de las propias organizaciones. Unas buscarán relaciones y notoriedad; otras ganar más clientes y sostener el vínculo del negocio de modo virtual; otras únicamente administrarán su presencia para ser ubicables. Sin duda, intervenir en el entorno digital debe agregar valor. Y para eso no hay un sendero único, ni un modelo infalible. Cada organización debería adaptar el proceso a sus propósitos y prever un ritmo que le permita avanzar sin estrés, midiendo sus propias fuerzas. Lo razonable sería buscar referentes en empresas similares en sector o tamaño para elaborar prácticas con una versión singular.

(…)

También al inicio de todo proceso de intervención sería recomendable observar un sentido de progresión; ir aumentando gradualmente la complejidad y la ambición en la intervención. Se recomienda: primero, escuchar, monitorear, abrirse al entorno configurando la observación; después ‘conversar’, crear una presencia mediante perfiles propios en redes y compartir, definiendo las pautas de actuación, los canales hacia cada público, creando métricas, etc.; continuar con el desarrollo de plataformas integradas y cada vez más abiertas e interactivas, fomentando comunidades y viralización; finalmente, procurar el sostenimiento de esa intervención. Es decir, trabajar con estrategias de largo aliento, previniendo contingencias, mejorando el control y ajustándose a los objetivos de la empresa.