La idea es que en 2014 Reding, además de continuar definiéndose como empresa lentamente pero sin pausa, aprenda a generar nuevos y pequeños servicios. El objetivo es doble: servirme para definir y reforzar la metodología de trabajo; y generar nuevas fuentes de ingresos (para que el ánimo no decaiga) 🙂

Y ante esto me surgen dos grandes debates:
1. Por qué un servicio para innovar en tus relaciones
Siempre digo que lo que me motiva de Reding no es tanto la parte instrumental de la comunicación (hacer blogs, logotipos o vídeos), sino asesorar al cliente en ese pensarse para relacionarse mejor. Y por ello creo que estos pequeños servicios deben de centrarse más en proveer al cliente pequeñas dinámicas y ejercicios, que en proveer herramientas. Porque además, como queremos trabajar con sentido, queremos que las herramientas que les proveamos también lo tengan, y para ello, lo primero es pensarse.

2. Cómo enfocar estos servicios:
Cuotas mensuales o paquetitos de servicios fáciles de contratar? Aquí es donde tengo el gran debate (ojo, sin haberme matado a pensar aún). Y es que creo que tengo un asunto pendiente y es elegir el tipo de cliente al que me quiero dirigir. Como son varios, creo que lo que tengo que hacer es pensar un servicio para cada uno de ellos y lanzarme a la piscina.

pues en ello estoy..

Imagen: Machine