myboshi-nodatama-606311232-en_01Continuando con el tema de las pasiones, hace unos días me enteré de la historia de MyBoshi. Se trata de una iniciativa que se han montado dos alemanes con la que se dedican a vender gorros de lana por todo el mundo.

Todo empezó una fria y nevada tarde de invierno en enero 2009. Felix y Thomas estaban pasando una temporada en Japón como monitores de equí que iban a enseñar a estudiantes japoneses. Debido al temporal se vieron obligados a pasar 6 semanas en una pequeña estación de esquí japonesa. Una chica que les acompañaba empezó a hacer ganchillo para pasar el rato y como forma de combatir el aburrimiento, Felix y Thomas, se animaron a aprender. Tardaron en hacer su primer “boshi” (gorro en japones) en unas 6 horas, aunque con pequeñas imperfecciones. Unos cuantos gorros despúes y, tras tantear que la idea de venderlos podría ser factible, se animaron a ello.

Sin embargo, no solo me interesa destacar el origen de la historia, sino cómo han planteado su negocio. Lejos de vender los gorros ya terminados, lo que han hecho ha sido centrarse en elaborar una materia prima de calidad. Precisamente por ser monitores de esquí y tener que ir abrigados, estos dos alemanes han diseñado su propia marca de lanas que mezcla lana merina y acrílica, lo cual, evita que pique y hacen del gorro no solo un complemento de moda sino algo realmente útil y cómodo para hacer actividades al aire libre.

Muestra tambíen de su alcance es su principal padrino, DMC, un grupo internacional fabricante de hilos que exporta a más de sesenta países de los cinco continentes y que es quien distribuye las lanas y el universo de MyBoshi.

Además, al comprar sus lanas, también puedes comprar sus pequeños manuales donde además de contarte su historia, ponerles cara, vender el ganchillo como algo divertido, etc., te cuentan paso a paso las instrucciones para diseñarte y elaborarte tu propio gorro. Ellos tienen una serie de modelos y tú ya te los personalizas como quieres.

De este modo, cada consumidor Myboshi es su propio creador y diseñador; y por tanto, cada modelo es único. Lo más curioso es que, con la compra de las lanas y el manual, te venden además la etiqueta adhesiva que pegas a tu gorro cuando lo terminas. Según ellos, esta es la manera de formar parte de la comunidad de fans de MyBoshi.

Vamos, que la maniobra es redonda. Han dejado de vender el producto final (que sería lo esperable) para venderte su historia, la materia prima, los patrones y lo más importante, el concepto de que tú gorro será único.

Fantástico, no? Actualmente están de gira por España..