El próximo mes de mayo de 2014 se celebra en Alicante el IX Congreso Internacional de Investigación en Relaciones Públicas y me pilla cerquita, Alicante. Perfecto porque ya empezará a hacer buen tiempo y porque los congresos son para mi una excusa más que perfecta para actualizarme, ordenarme las ideas y contrastarlas con otra gente. Es como aprovechar que todos vamos a un mismo sitio a pensar y a estar receptivos sobre los mismos temas en el mismo momento.

El Congreso tiene el título de “Las Relaciones Públicas para el cambio social“, lo cual, me parece algo genérico pero al mismo tiempo interesante porque es abordable desde muchos puntos de vista. Está claro que estamos viviendo un tremendo cambio social y las Relaciones Públicas, como cualquier otra disciplina, deben averiguar cuál es su papel.

En sus orígenes, las Relaciones Públicas empezaron siendo una herramienta al servicio de la manipulación de gobiernos y corporaciones. Esto dejó un poso de mala imagen que, también es cierto, sigue vigente a día de hoy. Además, las Relaciones Públicas también han sido vistas en muchas ocasiones como esa ciencia para organizar eventos o como contaba una de mis mejores profesoras de la carrera “la ciencia de los culos”. Esto lo decía más bien aludiendo al Protocolo y al caso que le pasó una vez en el que una persona ridiculizó la importancia que le daba a sentar a unos con otros en una mesa presidencial de un evento. Ella con su aire gracioso característico de las venezolanas le contestó que aquello no era ninguna tontería “que saber qué culo hay que sentar con qué culo era algo muy serio y podía determinar que esa noche se hicieran o no negocios”. Os podéis imaginar la cara que se le quedó al tipo. Esto me recuerda también a una frase del teórico de RR.PP., James E. Grunig cuando preguntaba a sus alumnos por qué estudiaban Relaciones Públicas. Muchos de ellos respondían “porque me gusta la gente” a lo que él de una manera muy seria respondía “Pues si le gusta la gente, cómasela”. 😉

Lejos de todo esto y risas aparte, las Relaciones Públicas creo que tienen hoy una vital importancia. Todos hacemos uso de ellas en nuestro día a día, de manera más planificada o espontánea, pero todos las utilizamos porque todos nos relacionamos con otras personas y somos en sí seres relacionales. De hecho, somos más felices cuando conseguimos nuestros objetivos y encima lo hacemos como resultado de unas buenas relaciones.

Por ello, me supone un reto presentar una comunicación al congreso abordando este tema “el cambio social” y el papel de las relaciones públicas ante el mismo.

Hace tiempo que llevo pensando en el papel que desempeñan las Relaciones Públicas en un contexto como el actual, desintermediado, donde las redes distribuidas se abren paso, donde las instituciones que considerábamos principales van a pasar a ser irrelevantes, donde las redes y, por tanto, nuestros mapas, no son solo físicos sino también digitales, donde la filosofía p2p se abre camino en todas las áreas consumo, la financiación, la fabricación, la distribución, donde la administración es un nodo más, donde la comunidad pasará a ser el agente central de la cohesión social sustituyendo al estado, generando nuevos embriones de relaciones sociales, y donde internet directamente está cambiando los modelos de comunicación y relación a los que estábamos acostumbrados.

Vamos, un tótum revolútum que me parece estupendo para abordarlo en forma de comunicación en un congreso de este tipo o incluso asistir sin más para tantear estas ideas.

¿Se te ocurren temas que podríamos abordar?