Quizá dos de los problemas más importantes en las industrias tradicionales son:

  1. Modelos de negocio que ya no funcionan
  2. Paro (consecuencia de lo anterior, entre otras causas)

Bueno, pues hoy me he topado con varias noticias interesantes. La primera, el surgimiento de Mhop, una tienda online de mueble de diseño cuyo modelo de negocio pretende fundamentarse en una plataforma de diseñadores donde éstos pueden subir sus prototipos de muebles. Además, la web funcionará (todavía no está accesible) como una subasta, donde el producto con más demanda tendrá un precio fina menor (con un precio mínimo límite fijado por el diseñador). Me gusta en la medida en que puede convertirse en una plataforma de contacto directo entre cliente final y diseñador. Además, permite a los diseñadores comercializar sus prototipos (sin entrar en la gestión de stocks), hace que los diseñadores tengan que contar una historia sobre su producto y les obliga a dar a conocer cuál va a ser su proceso de fabricación, con el potencial que tiene aquí el concepto de sostenibilidad.

Lo que no me gusta tanto es el discurso que hacen cuando dicen “queremos hacer frente a la homogeneización del diseño de mueble que hace Ikea”. Desde un punto de vista estratégico, creo que sería más interesante que desarrollasen un argumento de venta basado en lo propio en lugar de lo ajeno. Ya hay demasidada gente a favor y en contra de Ikea. Y bien pensado, puede haber mercado para todos si sabemos a quién nos dirigimos.

En cuanto al paro, últimamente, hablando con nodos de la administración pública, de diferente tamaño y objetivos, me doy cuenta de lo mal que está planteada la formación para entornos más o menos deprimidos. Zonas industriales donde hay grandes bosas de paro y donde se sigue apostando por formar camareros, manipuladores de alimento, etc. Fondos públicos que fueron asignados para ello y que poco responden a las necesidades del entorno concreto. Hoy leía esta noticia sobre un centro social en Galicia donde están empezando a formar a parados de larga duración en la fabricación de muebles con cartón. Y justo al leerlo he pensado en lo interesante que sería tratar de identificar qué oficios se han perdido en qué zonas y cómo volver a recuperarlos. Sería un trabajo de antropología super interesante. Concretamente, la noticia decía:

“La entidad colabora con Ecos do Sur y la Fundación Ronsel y entre los dos han decidido que la única salida laboral posible para los colectivos más desfavorecidos, como parados de larga duración, mujeres o inmigrantes es una formación poco convencional: ni albañiles, ni comerciales, ni ninguna otra profesión semejante, sino trabajadores del cartón”.

Los oficios como una manera de poner en valor el “saber hacer” de la persona y como manera de reactivar pasiones que puedan pasar de hobby a trabajo profesional.

En el caso de la noticia, sería interesante averiguar por qué el cartón, si porque hay algún tipo de excedente en la zona, por algún tipo de tradición, si porque entienden que puede ser un producto comercializable,.. Aquí se pueden ver algunos de los trabajos. Además, más allá del efecto económico del paro para un país, parece que se avistan otro tipo de consencuencias en los parados de larga duración.

Y es aquí cuando le veo mucho sentido a esa labor de recuperación de oficios y paralelamente a la ruta de emprendedores artesanos