onceMe voy dando cuenta y viviendo en mis propias carnes lo importante que es relatarse como contaban los indianos en este post, pero no solo para encontrar empleo, sino para encontrar socios, prescriptores, clientes, patrocinadores, avaladores, compañeros de viaje

Pero no sólo en el contexto digital, es decir, tener un blog donde contar tus inquietudes, intereses, aprendizajes… sino también en lo presencial. Acudir a un foro y relatarte abre un panorama de oportunidades de relación y conexión inesperadas con personas/organizaciones con objetivos similares a los tuyos.

Relatarse cuesta trabajo y debemos dedicar una parte de nuestro tiempo a hacerlo. Como decía mi profesora de Relaciones Públicas “hay que hacerlo bien y hay que hacerlo saber“. Para ello, debemos tener una estrategia y unos objetivos. Además,  hay que ser coherente y honesto en el relato. La transparencia en tus ideas, aquellas en las que te interese poner el acento creo que es fundamental para que el relato sea veraz. Pienso que las conexiones que genere tu relato dependerá también de cómo te relates. Es interesante tratar de hacer seguimiento de ellos, trazar hacia dónde nos han llevado.

Además, como todo en la vida, se aprende mucho haciendo pero también escuchando. Por eso es importante analizar cómo otros se relatan. Entonces verás que hay quien tiene miedo a relatarse por miedo a que le copies, quien inventa un relato para sentirse por encima de ti, quien crea un relato para ocultar quienes son, y así muchas combinaciones.

Pues seguiremos relatando y observando..