Es un tema que me obsesiona últimamente… estamos demasiados preocupados por etiquetar nuestros proyectos, y se nos olvida lo más interesante que es abrir la amplia conversación sobre ellos. La pre-ocupación por las etiquetas quizá podría echárselas al excesivo ruido informacional de hoy en día, la necesidad de que sepan de qué vas, que no te confundan con otra cosa, incluso a los vicios que generan ciertas redes. Pero al final es elección nuestra poner el foco en una cosa o en la otra: poner etiquetas o abrir debate.

Y no es que poner etiquetas impida debatir, pero poner unas etiquetas artificiales a tu proyecto creará seguramente un debate limitado.