Bueno, pues hoy sí podemos decir que comienza el nuevo año. Tras casi tres semanas de fiestas, descanso, rendimiento a tiempo parcial, actitud ociosa… comienza un nuevo año que muchos se empeñan en tachar de “malo”, “negativo”. ¿Por qué somos así? A veces pienso que a muchos les resulta más fácil creer en los determinismo del mundo, “este año será malo” por mucho que trabajemos o tratemos de mejorarlo, son creencias con mucho peso pero basadas en nada. Actitudes derrotistas y deterministas todas ellas que esconden personas que aceptarán el destino como algo inexorable… porque, en realidad, es más cómodo así. Bueno, pues a todas ellas dedico este mini-post. Este año 2012 estoy segura de que será un muy buen año para superarnos día a día, tratar de ser mejores personas, profesionales, empresas, servicios públicos… si es cuestión de actitud, empecemos por ahí. Ánimo a todos!